¿QUÉ PASA CON LOS ERTES?

Como todos sabéis los ERTES se han prorrogado hasta el 30 de septiembre, con nuevas exoneraciones en las cotizaciones sociales y el mantenimiento de la protección para las personas afectadas por ERTE.

Se mantienen los ERTE de fuerza mayor total y existe la posibilidad de que las empresas que se vean obligadas a cerrar de nuevo por culpa de un rebrote de la COVID-19 pueda acogerse a un ERTE de fuerza mayor.

Los ERTES prorrogados tendrán derecho a exoneraciones en las cotizaciones, que variarán según su situación, tamaño y la reactivación de su actividad. Y como novedad, a los ERTES basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP), se les aplicarán las mismas exoneraciones en las cotizaciones fijadas para los ERTES de fuerza mayor.

Las empresas que están a 30 de junio en ERTE por fuerza mayor total pasan a ERTE de transición, y si tienen menos da 50 trabajadores, tendrán una exoneración del 70%  en julio, 60% en agosto y 35% en septiembre, mientras que si tienen mas de 50 trabajadores la exoneración será de 50% en julio, 40% en agosto, y 25% en septiembre.

Las empresas que están en ERTE por fuerza mayor parcial o en ETOP, si tienen menos de 50 trabajadores, respecto de  aquellos trabajadores que vuelvan a la actividad tendrán una exoneración del 60% de la aportación empresarial devengada en julio, en agosto y septiembre, mientras que los trabajadores que siguen en ERTE tendrán un exoneración del 35% en julio, agosto y septiembre.

Si tienen más de 50 trabajadores la exoneración será de 40% de la aportación empresarial en julio, agosto y septiembre para aquellos trabajadores que vuelvan a la actividad, y de un 25% en dichos meses para aquellos trabajadores que sigan en ERTE.

 

Para las empresas que se vean obligadas a cerrar por causa de un rebrote y se acojan a un ERTE de fuerza mayor, la exoneración será del 80% si tienen menos de 50 trabajadores, o del 60% si tienen mas de 50 trabajadores.

Las exenciones en la cotización se aplicarán por la Tesorería General de la Seguridad Social a instancia de la empresa, previa comunicación de la identificación de las personas trabajadoras y período de la suspensión o reducción de jornada, y previa presentación de declaración responsable. Y para que la exención resulte de aplicación, las declaraciones responsables se deberán presentar antes de solicitarse el cálculo de la liquidación de cuotas correspondiente al período de devengo de cuotas sobre el que tengan efectos dichas declaraciones.

La renuncia expresa al expediente de regulación de empleo presentada ante la autoridad laboral determina la finalización de estas exenciones desde la fecha de efectos de dicha renuncia. Las empresas deberán comunicar a la Tesorería General de la Seguridad Social esta renuncia expresa al expediente de regulación de empleo.

El mantenimiento del empleo y los contratos temporales

Como ya sabemos, existe el compromiso de que las empresas que se acojan a las exoneraciones previstas en caso de ERTE, deberán mantener el empleo durante un período de seis meses, no podrán efectuar despidos, ni repartir dividendos, ni realizar horas extras. No estando permitido que las empresas concierten nuevas contrataciones laborales, directas o a través de ETT, ni que establezcan nuevas externalizaciones, durante la vigencia de los ERTE.

Y ahora este compromiso se extiende a las empresas que realicen ERTE por causas objetivas.

Por otro lado, los contratos temporales que lleguen a su fin durante el ERTE, tienen la obligación de prorrogarse por la duración equivalente al ERTE.

Inés Díaz Estévez
Abogada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *